Ya tengo web para mi despacho. ¿Y ahora qué?

Tu web está lista. Tu despacho de abogados ya está en internet. Has seguido todos los consejos y la has dejado guapa, limpia, atractiva para el usuario, para Google, para todos.

Tienes un nuevo despacho, online. Muy bien.

Y ahora, ¿qué toca? ¿Los clientes llegarán solos? ¿Te cruzas de brazos a esperarlos?

No, claro. Habrá que hacerles llegar. Vamos a ver cómo atraerles a la web para mi despacho.

 

Las herramientas del marketing online

La página web es la base. Es el eje entorno al que gira todo lo que hagas en el entorno digital. En la web conocerán tu despacho, confiaran en ti, buscarán información, y finalmente te contactarán para saber tus tarifas y explicarte su caso.

Pero para que todo eso ocurra, primero tienen que llegar a la web. Y la web, por sí sola, no atraerá visitas. Necesita de las muchas y muy variadas herramientas que pone a tu disposición el marketing online.

De todas ellas he hablado en profundidad en mi libro Marketing eficaz para abogados: cómo conseguir clientes para tu despacho en internet.

En este artículo introductorio lo que quiero es presentártelas por encima, para que te vayas familiarizando con ellas, sus nombres y sus funciones.

 

Anuncios

Conviene plantear una estrategia para publicitar web para mi despacho

Conviene plantear una estrategia para publicitar web para mi despacho

Son el equivalente digital al anuncio en el periódico. Pero la tecnología ofrece oportunidades mucho más interesantes. De modo que tienes dos tipos de anuncios:

  • Banners: El anuncio simple. Se trata de un espacio publicitario que se inserta en una página web con mucho tráfico; por ejemplo, la edición digital de un diario, un foro de abogados o de consultas legales, etc. No discrimina ni selecciona, como tampoco lo hace un anuncio en papel: lo ve todo el mundo, aunque no necesiten abogado ni tengan la menor intención de contratar uno (lo que hace del banner un sistema altamente ineficaz).
  • SEM: Es la evolución natural del anuncio. Las siglas son acrónimo de “Search Engine Marketing” o “Marketing en motores de búsqueda”. Son espacios publicitarios diferentes a los banners, y más eficaces, porque no aparecen de forma indiscriminada. Solo los ven aquellas personas que hicieron una búsqueda relacionada en los buscadores. Si alguien busca “despacho de abogados” en Google, Google le ofrecerá:
  • Resultados naturales, páginas webs de despachos de abogados.
  • Anuncios  de despachos de abogados.

Esto mejora su rendimiento, porque segmentas al público y te diriges en exclusiva a aquellas personas que a priori están interesadas en un despacho de abogados.

 

Posicionamiento

Cuando tú escribes en Google “despacho de abogados”, te aparecen resultados naturales, miles de páginas ordenadas de mayor a menor relevancia para esas palabras. Google considera que las que te ofrece en la primera página son mucho mejores y más adecuadas para ti que las que aparecen en la segunda, tercera, cuarta página… es un ranking.

El posicionamiento es el sistema para que la página de tu despacho aparezca en las mejores posiciones de ese ranking de resultados naturales.

Al aparecer en esas posiciones, te aseguras de que la web para mi despacho será vista por miles de personas. Y dado que esas personas la ven porque buscaban, precisamente, un “despacho de abogados” (y no una pizzería o una zapatería), lo que entra en tu web es un tráfico útil.

Posicionamiento local

Es una derivación del posicionamiento “natural”. Se trata de una combinación entre:

  • Páginas web
  • Directorios de empresa
  • Mapas

En los buscadores locales como Google Local, cuando alguien escribe “despacho de abogados en Córdoba”, el buscador ofrece una serie de fichas de despachos de abogados en esa ciudad, en las que aparece su dirección, teléfono y demás datos de contacto, además de la página web. Y además, aparece un mapa de la ciudad con el despacho señalado en su ubicación.

Es decir, es como un directorio interactivo que literalmente arrastra al usuario hacia tu puerta.

Además, con la tecnología de geolocalización (que permite reconocer dónde está la persona que hace la búsqueda), ni siquiera es necesario que la persona indique la ciudad donde busca el despacho. Alguien que esté en Córdoba, si escribe “despacho de abogados”, verá en sus resultados solamente resultados de Córdoba y alrededores.

Por todo esto, el posicionamiento local es una de las opciones más interesantes para un abogado, ya que se trata de una profesión mayormente local. Por lo general, un cliente de Oviedo no irá a buscar un abogado a Córdoba.

 

E-mail marketing

Su nombre lo dice todo: se trata de promocionarse por correo electrónico. Tú tienes una lista de direcciones de e-mail de tus contactos, y puedes enviarle de dos tipos:

  • Correos publicitarios: Un envío puntual con alguna comunicación de interés, o algún tipo de promoción (por ejemplo, “primera consulta gratuita”).
  • Newsletter: Un boletín electrónico. Son envíos regulares, en el que envías información de utilidad a las personas de tu lista.

 

Blog

Existen varias herramientas de marketing online que pueden promocionar la web para mi despacho

Existen varias herramientas de marketing online que pueden promocionar la web para mi despacho

Un blog es una opción muy interesante al poseer una web para mi despacho de abogados. El derecho es complicado para los legos, y los procesos judiciales preocupan, y uno no sabe cómo desenvolverse, o cómo podrían ir las cosas. Un despacho que ofrezca ayuda a los usuarios, mediante información de interés (cómo se tramita esto o aquello, cómo se desarrolla un proceso, qué hay que saber antes de un litigio determinado, cómo afecta la nueva ley X del gobierno de turno…)

Ayudan a generar confianza y consolidar la reputación de tu despacho, y como sabes, no hay mejor publicidad que el aura de profesionalidad y experiencia.

Además, suponen una puerta trasera de entrada de tráfico hacia la web: los usuarios llegan a un determinado artículo desde un enlace en otra web, o desde el buscador, y de ahí visitan la web del despacho.

Para mí es una recomendación básica, todos necesitamos información, y compartir lo que sabemos es lo que mueve el mundo. Y ya de paso, te consigue clientes.

 

Redes sociales

Quizá sea el medio más complejo de manejar para un despacho de abogados, ya que las redes son generalmente informales, y no parece a priori el canal adecuado para buscar y conseguir clientes en internet. Pero bien utilizadas son fantásticas, y de los muchos beneficios que les puedes sacar (difundiendo contenidos del blog, promocionando servicios, llevando tráfico a la web…) para mí el más importante es este:

Que en las redes sociales tu despacho online es real. Allí la gente te pregunta y te habla, y tu debes responder. Eres una persona real, un abogado real, que está ahí y podría ayudarle cuando lo necesitara. Una persona que necesita un abogado estará más inclinada a poner su caso en manos de alguien con quien ha interactuado, que no de alguien a quien acaba de encontrar en el buscador.

 

Ya ves que caminos y canales, tienes los que quieras y más. Cada uno tiene sus matices, sus pros, sus contras. Se trata de saber qué es lo que necesita tu despacho y cuál es el mejor medio por el que conseguirlo. Lo iremos viendo aquí en el blog, pero ya te voy avanzando algo: no se trata de escoger uno u otro.

Porque no son excluyentes.

Son complementarios.

Y aún más: son sinérgicos.

Y esto ofrece un enorme potencial.

1

Sobre el autor:

Francisco Segura es experto en marketing online con más de 15 años de experiencia en el sector. Creador de marketingeficazabogados.es, y otros servicios de marketing online.

Añadir un comentario