Tu cara importa: genera confianza en Internet

La visualización del abogado en su página web

Hay pequeños detalles que a veces pasamos por alto. Errores que pueden costarte un cliente, o muchos.

En el proceso que transcurre entre que cien usuarios entran en la web de tu despacho, y uno de ellos se convierte en cliente, miles de pequeños detalles se abalanzan sobre ese usuario para inclinar la balanza a tu favor, o en tu contra: el diseño general de la web, su navegabilidad, el tiempo de carga, el contenido, la presentación del mismo, la facilidad de contacto… son algunos de los más evidentes, pero no los únicos.

Hoy quiero hablar de uno de esos detalles menos evidentes, uno al que muchas webs de despachos no prestan atención, y que puede ser decisivo para conseguir el cliente: tu cara.

La tuya y la del resto del equipo.

 

¿Por qué las caras importan?

Los anonimos no generan confianza en internet

Confíe en mí. Ponga su dinero y su importante problema legal en mis manos. Yo seré su abogado.

¿Tú contratarías al abogado de la imagen de arriba? Yo tampoco. Y esa es la respuesta rápida y simplificada a la pregunta de por qué las caras importan.

Y es que el eterno problema en internet es la desconfianza. La crisis no ha hecho si no ponernos más en guardia. El usuario medio es cada día más desconfiado, ¿cómo no iba a serlo? Cuando el usuario medio mira a su alrededor, ve que no puede confiar en nadie. No puede fiarse del gobierno, ni de las demás instituciones. No puede fiarse de “los mercados”, de los políticos, de los sindicatos, de los periódicos, de sus vecinos, de la televisión, ¡no pueden fiarse ni de Jordi Évole!

Así pues, ¿qué actitud va a tener ese usuario en internet? Sin presencia física, el usuario ha de creerse que eres real, y un profesional serio. Cualquiera puede tener una página web, pero no cualquiera puede llevar su caso, y por tanto lo que va a exigirle el usuario a esa web, es que destile profesionalidad y REALIDAD y HONESTIDAD por cada píxel de la pantalla.

Quiere, más o menos, lo mismo que tendría si llamara a la puerta de tu despacho para una primera consulta. Y una de las cosas que tendría si entrara en tu despacho sería la cara del abogado al que le va a tener que contar un montón de problemas, quizá embarazosos, preocupantes seguro.

 

El prestigio de la marca no siempre es lo más importante para generar confianza en Internet

En el marketing online en general, se suele hacer hincapié en “la marca”. El nombre de tu empresa, o en el caso que nos ocupa, el de tu despacho. Además, el sector de la abogacía bebe bastante del prestigio. Ese “nombre respetado”.

Pero ¿conecta eso con los usuarios? Con muchas personas no. Para empezar, porque muchas personas no han tenido que buscar nunca un abogado, y por tanto ni conocen los mejores bufetes de la ciudad, ni les importa especialmente. Cuando tengan problemas legales sí les importará, claro, pero estarán demasiado ocupados buscando entre cientos de despachos como para poner el prestigio en el primer puesto de prioridades.

Lo que les hará filtrar el grano de la paja, y seleccionar solo algunos despachos por los que decantarse finalmente, será, grosso modo:

  • Que estén en su zona.
  • Que la web se vea seria y bien hecha y no sea una pesadilla navegar por ella.
  • Que les inspiren confianza como profesionales.
Generar confianza en internet

No es fácil de ganar

Entonces, cuando ya hayan hecho la selección previa, sí se fijarán en otros detalles: que la web ofrezca información útil, reclamos sutiles, el prestigio del despacho, la perspectiva económica… Pero si no pasas el primer filtro, todo esto es irrelevante.

Por tanto, preséntate. ¿Quiénes son los socios del despacho? ¿Quiénes los abogados? No basta con el nombre. Un nombre no significa nada. Da igual que el derecho mercantil lo lleve Juan Valdés el del Café, licenciado en Derecho por la Universidad de DondeSea, si no puedo verle la cara con una foto creíble. En este sentido, casi vale más la pena una foto natural en el lugar de trabajo que un retrato de estudio muy “photosopeado”.

En general, todo lo que haga tu despacho real será recibido positivamente por el usuario. Una foto de grupo, incluso un video de dos o tres minutos presentando el despacho.

¿Te parece poco apropiado para un bufete serio? ¿Demasiado “americano”? Pues ya hay muchos despachos en España que lo hacen, aquí tienes un par de ejemplos:

Te invito a hacer un ejercicio: comprueba las webs de tu competencia en tu ciudad. ¿Cuántas tienen fotos de sus letrados, y cuántas no?

Dale realidad y confianza al usuario, y conseguirás su atención. Luego, que te contrate o no dependerá de otros factores. Pero sin ese requisito previo, dichos factores ni siquiera tendrán la oportunidad de entrar en juego.

Así que recuerda: tu cara importa.

¡Utilízala!

2

Sobre el autor:

Francisco Segura es experto en marketing online con más de 15 años de experiencia en el sector. Creador de marketingeficazabogados.es, y otros servicios de marketing online.

Comentarios

  1. Santiago González  mayo 7, 2014

    Y yo mismo.
    No sabía que estaba a la última, aunque sí sabía lo de la foto ya que algunos clientes me lo han comentado.

    responder

Añadir un comentario