¿Qué transmite la web de tu despacho?

¿Qué transmite la web de tu despacho?

 

En marketing, más que lo que se ve, tiene importancia lo que no se ve. Lo sutil. Mensajes o conceptos que no hablan exactamente para el público, sino para su subconsciente.

No estamos hablando de mensajes subliminales, ni de manipulaciones de ningún tipo. Sino de qué espera una persona de un servicio, y cómo transmitirle que el tuyo es el que necesita.

Hoy entramos en un terreno algo más difuso, que tiene mucho que ver con cómo escribes y presentas los contenidos de la web de tu despacho para llegar al público adecuado.

Segmentar el público es clave

 

Antes de escribir siquiera la primera palabra de tus contenidos web, deberías describir a tu público. ¿Qué clase de personas están interesadas en tus servicios?

Traza un perfil con los rangos de edades, de sexo, de situación socio-económica, etc, utiliza todos los detalles posibles hasta perfilar un público-tipo al que vas a tener que dirigirte.

Y para esto vas a necesitar toda tu experiencia y empatía como abogado. ¿Cómo actúa normalmente la persona que necesita de tus servicios específicos?

Porque hay muchos despachos diferentes:

  • Firmas consolidadas con varios departamentos
  • Despachos más pequeños, también multi-especialidad
  • Despachos dedicados a una rama del derecho en exclusiva

La persona que busca una gran firma no tendrá seguramente el mismo perfil que la persona que busca un despacho más pequeño, y si buscan una especialidad en concreto, aquí ya la receptividad del público tiene muchas variantes.

No tiene el mismo estado de ánimo una persona que está pensando en un divorcio (o que se lo encuentra de frente), que una persona que ha sufrido un problema laboral, o un accidente de tráfico.

No piensa igual un empresario con un litigio con la administración, que un inmigrante que necesita tramitar sus papeles.

No tiene el mismo espíritu el que tiene complicaciones con una herencia, que el que quiere poner una demanda a sus vecinos.

Y no hace falta que siga, ¿no?

Imagen y texto transmiten más de lo que parece a simple vista

 

Una cosa es lo que tienes que decir: que eres el despacho tal, que te dedicas a tal, y que te llamen porque te necesitan.

Otra cosa es cómo lo vas a decir.

Primero tendrás que elegir entre “tú” y “usted”. En abogacía suele utilizarse mucho el segundo. Como que contratar un abogado es algo serio, y por tanto se trata a la gente de usted.

Sin embargo, puede utilizarse perfectamente el “tú” y conseguir un texto igual de respetuoso, pero más cercano. Dependiendo de tu target (y de lo que haga tu competencia, que siempre es inspirador) deberás elegir uno u otro.

Lo más importante es que el modo que elijas, lo mantengas. Queda muy feo eso de tratar a alguien de usted, y luego decir “¡Suscríbete a nuestra newsletter!” o “Contacta YA!”

En el blog te ahorrarás el problema: siempre de “tú”.

 

Y a partir de aquí… se trata de encontrar el tono. En esto te ayudará tu propia manera de dirigirte a tus clientes. Cuando tu trabajo te lleva normalmente a tratar con empresarios que tienen problemas con la administración, hablas de una manera. Cuando tu trabajo es asesorar a una persona triste por un fallecimiento que se está encontrando problemas con la herencia, el tono es otro.

 

Eso debe plasmarse en los contenidos de toda tu web. Veamos un ejemplo real con un bufete dedicado exclusivamente al derecho de sucesiones: el Bufete Rojas.

 2015-05-13 16.42.27 

2015-05-13 16.42.55

Si te fijas, esta web transmite varias cosas utilizando tanto el texto como las imágenes y los mismos colores corporativos:

  • Serenidad: es una web que no agrede al usuario, que le invita a leer con calma. Esto responde tanto a quien entra con la idea de hacerse un testamento, como al que tiene problemas con un testamento. Ambos son momentos reflexivos.
  • Puntos fuertes adecuados: la enumeración por bullets de las bondades de tu despacho es un clásico de cualquier web que se precie. Pero es importante dar siempre con los puntos adecuados para tocarle la fibra al cliente. Fíjate que aquí, aparte de la experiencia, la honestidad, etc (algo que esperamos de cualquier abogado) se habla del espíritu conciliador. Algo importante cuando tus clientes posiblemente tienen conflictos familiares desagradables entre manos, que querrían resolver de la mejor manera.
  • Imágenes inteligentes: A veces se ponen imágenes para rellenar. No es el caso de esta web, cuyas dos imágenes están muy bien escogidas: un abuelo y un nieto caminando por el bosque, y una niña mirando una flor con aire pensativo. Como al entrar ya sabemos que hablamos de testamentos, esas dos imágenes inmediatamente nos evocan ideas sobre la muerte y las nuevas generaciones. Pero no como algo malo, sino más bien como un trance inevitable por el que todos pasamos, y que por tanto debemos afrontar con tranquilidad.

Ahora veamos un contraste potente, con la web de TodoAccidente:

2015-05-13 16.56.52

 

2015-05-13 16.57.32

Las diferencias en la presentación del contenido son evidentes:

  • El colorido de la web es mucho más vivo, más activo
  • Mensajes cortos y directos, para gente que no está para historias
  • Directo y a la mandíbula: contenido orientado a conseguir la mayor indemnización, que es lo que busca el público potencial
  • Abogado peleón: en el anterior ejemplo el abogado se vende como conciliador, porque el público busca conciliación. En esta web, en cambio, el público busca una compensación por un daño sufrido. No están para conciliaciones: están para que el abogado saque la espada (como se ve en las imágenes) y defienda su caso a muerte hasta conseguir la indemnización.

 

Estos dos ejemplos tan dispares nos muestran cómo el contenido, la forma de redactarlo, y el marco visual que le das, influyen en tu mensaje para llegar mejor a tus potenciales clientes.

Piensa que, si ninguno de esos dos despachos se lo hubiera trabajado, podrían haber creado exactamente la misma web, básica con un color cualquiera, y escribir:

“Somos especialistas en (testamentos/accidentes) y tenemos experiencia, podemos ayudarle, contáctenos”

Básicamente es eso lo que ambos están diciendo. Pero no se lo dicen a las mismas personas. Y por eso visten sus webs con los contenidos adecuados.

Espero que este artículo te haya resultado útil, y te ayude a mejorar los mensajes que lanzas a tus potenciales clientes.

 

 

0

Sobre el autor:

Francisco Segura es experto en marketing online con más de 15 años de experiencia en el sector. Creador de marketingeficazabogados.es, y otros servicios de marketing online.

Añadir un comentario