Las Redes Sociales: cómo promoverte como abogado e incrementar las consultas a tu despacho

La imagen del clásico abogado que iba entregando tarjetas para ofrecer sus servicios nos recuerda que el arte de promoverse como especialista nunca ha sido sencillo. Esta realidad, que viene de tiempos remotos, se ha vuelto más compleja en la actualidad con el desarrollo de plataformas como las redes sociales, que tienen como finalidad llegar a sus clientes de forma masiva.

Sin embargo, no se trata de aparecer repentinamente en la vida de tus potenciales clientes y creer que eso es suficiente para que ellos te contraten, sino de motivarlos a que se involucren con lo que representas en el mundo jurídico y sientan la necesidad acudir a tu propuesta o te recuerden rápidamente para recomendarte. Por ejemplo, imagina que  tú, o un familiar cercano están atravesando un problema legal y necesitan ayuda…Seguramente, no vas a esperar a que un abogado toque tu puerta en algún momento para darles la solución que requieren.

En este caso, lo más conveniente es que investigues en internet o les preguntes a varias personas que sean de tu confianza si conocen a un especialista que te ayude a salir adelante. Después de esto debes buscar información sobre el despacho que te recomendaron, ver el tipo de asesoramiento que ofrecen y llevar a cabo cualquier otra acción que te permita sentirte más tranquilo.

Y como este cliente, hay muchísimos que necesitan una orientación profesional lo más rápido posible, pero no saben cómo hacer una elección acertada. Por esta razón es fundamental utilizar las redes sociales como ventanas de comunicación efectiva para alcanzar a la audiencia que nos interesa, enfocarnos en lo que realmente queremos transmitirles a ellos y generar suficiente seguridad para que se sientan motivados a contratar nuestro servicio.

Ahora bien, tras esta explicación no podemos dejar de preguntarnos: ¿Crear un vínculo con los clientes a través de las redes sociales es fácil? La respuesta es evidente: no, en absoluto. Ganar credibilidad con apenas 140 caracteres, si utilizamos Twitter, no es una meta que se logre con rapidez, por ende, es un trabajo que debe estar en manos de los expertos que conocen las técnicas exactas.

Prácticas para el manejo exitoso de las redes sociales

De acuerdo con las cifras más recientes, el 83% de los profesionales de marketing digital consideran que las redes sociales tienen una gran importancia para cualquier negocio. Pero ¿cómo asegurar que estas herramientas tienen este poder? Otras estadísticas revelaron que las empresas que utilizaban Facebook aumentaron su tráfico en un 185%, al superar los 1000 likers.

En este sentido, si no quieres convertirte en ese abogado que debe ir como nuestro clásico comerciante tratando de captar clientes, entonces ten en cuenta estos simples consejos para tener una estrategia perfecta en tus redes sociales:

  1. La regla del 50/50: por lo general, los usuarios ven estos espacios como un lugar lejos de la formalidad. Por lo tanto, cuando te dirijas a tus seguidores deberás mantener un equilibrio entre la informalidad y la seriedad de la marca. Este balance es difícil, pero no es imposible de mantener porque se trata de demostrar que sabes de lo que estás hablando, sin olvidar que estás preparado para eso.
  2. Lenguaje uniforme: en muchos casos las redes son manejadas por varias personas. Esto obliga a crear unas directrices para que todos se comuniquen de la misma manera. De esta forma, la identidad corporativa se mantendrá intacta en todo momento.
  3. Frecuencia: Dan Zarrella, uno de los investigadores sociales más importantes, expresó que para generar tráfico a través de las redes hay que realizar un número fijo de actualizaciones diarias para que la tu público objetivo no te olvide.

Si utilizas Facebook, LinkedIn y Google+, lo más recomendable es que se hagan máximo cuatro publicaciones, en un intervalo de tres horas por cada actualización. Para Twitter necesitarás, por lo menos, nueve mensajes diarios y no dejar que pase más de una hora u hora y media entre cada una.

Aunque esto no es una fórmula mágica que garantiza el triunfo de tu estrategia, te servirá como referencia para hacer tu planificación semanal.

  1. Enlaces a la fuente original: cuando des una información, procura colocar el enlace correcto que lleva a tu página web o blog para ampliar los datos. Siempre deberás evitar el mismo link porque los consumidores dejarán de entrar y no generarás tráfico en tu sitio web.

En este punto, hay que destacar la importancia de una estrategia de contenido para asegurar el uso consciente de tus redes sociales, para generar nuevas oportunidades de venta con tus clientes.

  1. Analiza el efecto de tus acciones: para ello necesitarás tener claro cuál es el objetivo que persigue tu empresa al lograr presencia en internet. A partir de este aspecto es más fácil definir el papel de tus redes y sus objetivos a corto y a largo plazo.

Con esta lista de consejos, constancia y persistencia en su ejecución, conseguirás captar la atención de la gente que te interesa para tu negocio, lograrás el anhelado posicionamiento en los diferentes motores de búsqueda, conocerás mejor a tu audiencia y te prepararás con más fuerza para los futuros planes de marketing.

Muchas estrategias de marketing digital nacen del sentido común, pero las más exitosas son aquellas que surgen de la observación y el aprendizaje que deja cada día. Esto solo lo logrará quien se enfoque en crecer a partir de su propio concepto.

Todo puede pasar en las redes sociales

Así como hay elementos que ayudan a incrementar las ventas con las redes sociales, también existen aquellos que derrumban todo tu esfuerzo en un abrir y cerrar de ojos. Uno de los errores más comunes es intentar estar en todas las redes porque, probablemente, al abogado que hemos mencionado antes no le sirva estar en Pinterest, pero sí en Instagram.

Olvidar que has creado un perfil en una red en particular y publicar en el momento que se te ocurra es contraproducente para una cuenta y, en especial, en tu representación para el mundo jurídico. Tus seguidores sentirán que los has abandonado, que tu empresa ya no está funcionando o que ya no te importan sus necesidades.

Por otro lado, no está de más hacer énfasis en que las redes sociales no son catálogos de productos. Muchos se enfocan en mostrar sus ofertas desesperadamente y no entienden que quizás su audiencia busca identificarse primero con la marca, antes de hacer una inversión.

Y no podemos dejar de lado la falta de interacción entre un negocio y su cliente. Muchas veces los usuarios utilizan estos espacios para quejarse o informarse sobre los servicios que tienen. No hay nada más irrespetuoso que ignorar lo que ellos tratan de decirnos, y el cliente no tardará en castigar esta conducta.

Cada una de las redes sociales merece una planificación detallada, es decir, no todas las técnicas funcionan de la misma manera. Establece con claridad lo que quieres lograr, persigue esa meta y evalúa la efectividad de tus propuestas. Estas aplicaciones han demostrado servir de gran ayuda para incrementar los niveles de productividad.

Por supuesto, observando este panorama no es una exageración buscar a un equipo de profesionales que sepan cómo conquistar nuestros objetivos. De esta forma, nuestro abogado que se niega a ir de casa en casa buscando problemas legales para resolver, logrará comunicarse mejor con esas personas que necesitan su orientación.

0

Sobre el autor:

Francisco Segura es experto en marketing online con más de 15 años de experiencia en el sector. Creador de marketingeficazabogados.es, y otros servicios de marketing online.

Añadir un comentario